m

This is Aalto. A Professional theme for
architects, construction and interior designers

Call us on +651 464 033 04

531 West Avenue, NY

Mon - Sat 8 AM - 8 PM

Subir
Image Alt

Kokedama Chamaedorea

Chamaedorea elegans

La Chamaedorea es una pequeña palmera de fácil cultivo y muy resistente procedente de México y Guatemala.

La decoración que aparece en la imagen no está incluida, aunque puedes adquirir cualquiera de nuestros accesorios  que serán el complemento perfecto para tu kokedama.

22,00

Hay existencias

La Kokedama chamaedorea y sus cuidados

La Chamaedorea es una de las plantas más utilizadas para el cultivo en interiores por su gran elegancia. En la época victoriana fue puesta de moda como planta de interior y todavía hoy se puede considerar como una de las palmeras más populares gracias a su resistencia. Destaca por su atractivo follaje verde, su tamaño, que no es excesivamente grande, y por la facilidad de su mantenimiento.

Se compone de varios tallos delgados como cañas de bambú que aparecen en grupos densos y que terminan en hojas palmeadas.

Es una de las plantas más indicadas para purificar el aire de las oficinas.

Medidas bola: alto 10 cm / circunferencia 30 cm

Altura total de la planta con la bola: 23 cm aproximadamente

 

¿Cuánta luz necesita una Chamaedorea?

Puede sobrevivir en entornos poco luminosos aunque crecerá mejor en un lugar con luz abundante. Conviene evitar el sol directo.

 

¿Cuál es la temperatura ideal para la planta?

La temperatura óptima oscila entre los 17 ºC y los 23 ºC. Soporta máximas de 30 ºC y mínimas de 10 ºC.

 

¿Cómo se debe regar la Chamaedorea?

Requiere un riego moderado; dos o tres veces por semana en verano y dos veces al mes en invierno.

Es importante que tengas en cuenta que cuando recibes tu kokedama está recién hecha y no necesitará ser regada hasta que quede seca de nuevo.

 

¿Qué necesidades tiene de humedad?

Requiere una alta humedad ambiental. En verano se debe pulverizar diariamente con agua. También podemos colocar sobre unos guijarros mojados sin que la bola toque el agua.

×