m

This is Aalto. A Professional theme for
architects, construction and interior designers

Call us on +651 464 033 04

531 West Avenue, NY

Mon - Sat 8 AM - 8 PM

Subir

Bonsái Ficus retusa (5 años)

Ficus Microcarpa L.

El Ficus retusa es originario de las regiones tropicales. Es un bonsái muy apreciado por su gran resistencia.

21,00

El bonsái Ficus retusa y sus cuidados

Es un árbol perenne originario del sur de China y sudeste de Asia. Sus hojas son ovaladas, de color verde oscuro intenso y brillante. Destacan sus raíces aéreas que es una característica de muchas especies de ficus. Tiene unas pequeñas flores que se confunden con un fruto y reciben el nombre de higo. Si encuentra las condiciones adecuadas crece muy rápido.

 

¿Cuál es la ubicación y la temperatura ideal para este bonsái?

La luz es un elemento indispensable para nuestro Ficus, ya que si le falta puede perder sus hojas, por lo que debemos situarlo en un lugar muy luminoso, aunque evitando sol directo. Puede vivir en el exterior siempre y cuando las temperaturas mínimas durante la noche no bajen de 12 ºC.
Es un árbol al que no le gustan las bajas temperaturas. La temperatura ideal está en torno a los 16 ºC y los 21 ºC. Debemos tener especial cuidado con los cambios bruscos de temperatura ya que es muy sensible a estos, y podría ser el motivo por el que pudiese llegar a perder todas sus hojas.

 

¿Cómo se debe regar el Ficus retusa?

Debemos regar generosamente cuando el sustrato esté ligeramente seco. No debemos pasarnos con el riego ya que de hacerlo podrían pudrirse fácilmente sus raíces, pero tampoco debemos dejar que el sustrato quede completamente seco. Agradecerá una pulverización diaria de sus hojas sobre todo en verano.

 

¿Cómo tenemos que abonar nuestro bonsái?

Abonaremos solo durante la época de crecimiento. En las épocas en las que detiene su crecimiento no debemos hacerlo.

 

¿Cómo tenemos que podar nuestro bonsái?

Soporta muy bien una poda drástica antes de la primavera. Se pueden defoliar sus hojas al final de la primavera o comienzo del verano para reducir el tamaño de las hojas y fomentar la ramificación. Cuando lo hagamos no debemos retirar el látex que sale de las heridas ya que es un cicatrizante natural.

 

¿Tenemos que trasplantar nuestro Ficus retusa?

Conviene trasplantarlo cada 2 o 3 años cuando la temperatura alcance los 20 ºC, aunque sí el árbol está sano se podría trasplantar durante todo el año. Se debe utilizar un buen sustrato que retenga el agua pero que a la vez drene correctamente.

Carrito

Social

Productos relacionados

×