m

This is Aalto. A Professional theme for
architects, construction and interior designers

Call us on +651 464 033 04

531 West Avenue, NY

Mon - Sat 8 AM - 8 PM

Subir

Bonsái Arce japonés (7 años)

Acer palmatum ‘atropurpureum’

El Arce japonés es originario de Japón, China y Corea. Es un arbusto precioso y muy decorativo gracias a la elegancia de sus hojas y a su espectacular tono rojizo.

35,00

Hay existencias

El bonsái Arce japonés y sus cuidados

Los arces son especies de hoja caduca.

Su nombre botánico “Acer palmatum” debe su nombre a las hojas en forma de mano. Sus hojas son visualmente muy bonitas y llama la atención sobre todo su cambio de coloración cuando se acerca el otoño. En primavera tienen tonos verdes muy claros y naranjas tirando a rojizos, y en otoño se vuelven de un color rojo violáceo más intenso.

A mediados de primavera, en mayo-junio, veremos aparecer unos racimos colgantes con pequeñas flores de color púrpura rojizo que después se convertirán en semillas de arce con forma de pequeñas nueces aladas.

En otoño empezará a perder la pigmentación las hojas, se irán secando y cayendo poco a poco. Durante el invierno no tendrá hojas, pero volverá a brotar en primavera.

 

¿Cuál es la ubicación ideal para este bonsái?

Este arce debe situarse en el exterior donde disponga de una buena iluminación. Se desarrolla mejor a media sombra que a pleno sol. En verano sobre todo debemos proteger sus hojas del sol directo en las horas de más calor para evitar que se quemen sus puntas. Aunque soporte las heladas lo mejor es protegerlo del frío extremo.

 

¿Cómo se debe regar el Arce japonés?

El arce japonés necesita riegos más abundantes en verano y moderados en invierno. No debemos dejar que el sustrato se seque completamente. En pleno verano puede ser necesario regar incluso dos veces en el mismo día. Es conveniente pulverizar sus hojas con agua durante el verano, ya que precisa de una alta humedad ambiental.

 

¿Cómo tenemos que abonar nuestro bonsái?

Abonaremos nuestro arce cuando brote después del invierno con un abono orgánico de liberación lenta rico en nitrógeno. Con la llegada de las altas temperaturas en verano debemos suspenderlo ya que el árbol detiene su crecimiento. Podemos volver a usar abono cuando comienza a bajar la temperatura en verano y hasta el final del otoño con productos ricos en fósforo y potasio para que brote con fuerza en la siguiente primavera.

 

Pinzado y poda del Arce japonés

Se recomienda hacer la poda al inicio de la primavera. El pinzado se realiza cortando el brote y dejando solo las dos primeras hojas durante todo el periodo de crecimiento, de esta manera conseguiremos definir muy bien la silueta. La poda de las ramas más fuertes la haremos en otoño.

 

¿Tenemos que trasplantar nuestro Arce japonés?

El trasplante se realiza cada 2 o 3 años.

Se puede emplear 100% akadama o un 70% de akadama y un 30% de kiryuzuna. Con este sustrato desarrollará las raíces muy rápidamente, pero será preciso un mayor control del riego.

×